Cómo seguir una dieta vegetariana



Que la alimentación vegetariana es anticancerígena. Que los vegetarianos no reciben nutrientes fundamentales. Que viven más. Que tienen una calidad de vida peor. La información sobre las dietas vegetarianas y veganas, cada vez más de moda entre muchos famosos, es contradictoria. Por eso, por primera vez la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) emitió un documento en el que sienta su posición sobre el tema y da recomendaciones a los que decidan excluir las carnes y otras proteínas de sus dietas. 

Primero, las diferencias. El trabajo de la SAN se focaliza en los dos grupos principales de vegetarianos: los ovolactovegetarianos (no comen carnes, pero sí huevo, leche y derivados) y los veganos (sólo comen alimentos del reino vegetal). La entidad evalúa que representan entre un 1% y 2% de la población, pero que el movimiento vegano está en alza.


La SAN no considera que los ovolactovegetarianos sean una población de riesgo, pero sí recomienda prestar atención a los veganos, porque la carencia de ciertos nutrientes puede ser peligrosa para su salud. Esos nutrientes son la vitamina B12, los ácidos grasos omega 3, hierro, calcio, vitamina D, zinc y, en menor medida, las proteínas y el iodo. Estas son algunas de las recomendaciones que da la SAN:
  • La vitamina B12 es de especial interés, ya que prácticamente no existen fuentes confiables de esta entre los alimentos de origen vegetal. Por este motivo los veganos deben asegurarse de incluir suficiente cantidad de alimentos fortificados o suplementos que contengan esta vitamina.
  • Con respecto a los ácidos grasos omega-3, es importante asegurar un aporte adecuado sobre todo en las mujeres embarazadas o en período de lactancia. Se sugiere consumir poroto de soja, semillas de lino y chía, nueces y aceite de canola .
  • Sobre  los minerales, debe tenerse en cuenta que los alimentos de origen vegetal presentan en general menor biodisponibilidad de hierro, por lo cual la dieta debería contener niveles más elevados de este mineral para asegurar que la cantidad absorbida sea adecuada. Medidas como incluir frutas ricas en vitamina C y evitar la ingestión de infusiones en las comidas con hierro, y el remojo y la germinación de cereales, legumbres y semillas, o la fermentación de panes pueden incrementar la absorción de hierro. 

Adriana Santagati

Soy periodista desde hace 20 años y mamá desde hace 10. Edito en Clarín Sociedad, soy blogger en Disney Babble y escribo en Ciudad Nueva. En este blog recopilo noticias, consejos, experiencias y reflexiones sobre todo lo que nos atraviesa en nuestra vida cotidiana (y en especial en la maternidad/paternidad).

2 comentarios:

  1. Excelente artículo, muy buena información._
    Gracias por compartirla._

    ResponderEliminar