10 lecciones para un hincha de fútbol


Aunque trabajé como periodista cinco años en un diario deportivo, nunca amé el fútbol. Simpatizaba por el equipo del que simpatizaba mi padre, que nos legó como herencia los colores rojos de su camiseta a mi hermano y a mí. No íbamos a la cancha, pero nos interesaba si nuestro equipo ganaba y festejábamos sus no muy frecuentes logros (la época de oro, claro, había pasado cuando mi papá se hizo hincha). 

Digamos, como se dice en la jerga futbolística, que yo era una resultadista. Y cuando nacieron mis hijos, como mi padre nos había transmitido su herencia a mi hermano y a mí, dejé que mi marido hiciera lo mismo con su (mi) descendencia. Pero, claro, la historia iba a ser distinta. 

Como en todo en su vida, con el fútbol también mi marido es un apasionado. Y no es un resultadista como lo era yo: él alienta a su equipo en las buenas y en las malas e incluso más en las malas (eso hacen los verdaderos hinchas, ¿no?). Así que casi sin darme cuenta, me encontré en una familia futbolera. En mi casa se para el mundo cuando juega Huracán, nuestro equipo (porque ya es mío también, como un hijo adoptivo), mis hijos coleccionan camisetas, idolatran a los jugadores, cantan las canciones, vamos los cuatro al estadio en plan familiar (de una de esas veces es la foto que ilustra esta nota). 
Aprendí con ellos a ser fan del fútbol. Y entendí que, con el fútbol, ellos aprenden muchas lecciones que van a serles de utilidad en su vida.

Adriana Santagati

Soy periodista desde hace 20 años y mamá desde hace 10. Edito en Clarín Sociedad, soy blogger en Disney Babble y escribo en Ciudad Nueva. En este blog recopilo noticias, consejos, experiencias y reflexiones sobre todo lo que nos atraviesa en nuestra vida cotidiana (y en especial en la maternidad/paternidad).

No hay comentarios:

Publicar un comentario