Enseñarles a cuidarse sin obsesionarse


El embarazo adolescente es un problema serio en toda América Latina. En el estado mexicano de Nueva León, nacen cada año 30.000 bebés de madres menores de 15 años. Y el gobernador Jaime Rodríguez quiso alertar sobre eso con una frase tan poco feliz que desató un escándalo.
El siempre polémico Rodríguez estaba en una charla en la que también habló sobre otros problemas sanitarios y ahí espetó la frase: "Nadie quiere a una niña gorda". Después de las críticas, quiso arreglar el asunto diciendo que en realidad estaba hablando del embarazo. No hace falta decir que no lo arregló.
Me quedé pensando en la frase de Rodríguez. Porque suponiendo que hablara de embarazo, hacer una analogía con la gordura es burdo y superficial. A las adolescentes hay que hablarles de todo lo que implica tener un hijo a edad temprana, más que hacer hincapié en el aspecto físico. 
Y suponiendo que no hablara de embarazo, el asunto es aún más grave. Porque lo dice una autoridad tan importante como un gobernador, y por lo que esa frase connota.
Otro político, el flamante alcalde de la ciudad de Londres, también fue noticia por una decisión que tiene que ver con el cuerpo (en especial el femenino): prohibió en el metro los avisos publicitarios que promuevan una imagen corporal poco saludable. El alcalde, Sadiq Khan, tiene hijas adolescentes y argumentó su medida en que está "extremamente preocupado por ese tipo de publicidad que puede degradar a personas, particularmente a mujeres, y hacerlas sentirse avergonzadas de sus cuerpos. Es hora de poner fin a eso''.
Dos caras de una misma moneda. Y una pregunta que me hago bastante seguido a mí misma: ¿estoy educando de manera correcta a mis hijos respecto de lo que implica la imagen corporal?

Adriana Santagati

Soy periodista desde hace 20 años y mamá desde hace 10. Edito en Clarín Sociedad, soy blogger en Disney Babble y escribo en Ciudad Nueva. En este blog recopilo noticias, consejos, experiencias y reflexiones sobre todo lo que nos atraviesa en nuestra vida cotidiana (y en especial en la maternidad/paternidad).

No hay comentarios:

Publicar un comentario